domingo, 10 de febrero de 2013

CAPÍTULO 39.

Elena me coge del brazo y al la vez coge a Dani. Ella agarra a Cristina y de esta manera nos avisamos de que tenemos que echar a correr. Huimos de la avalancha de fans y nos adentramos en el aeropuerto. Paul Higgings dirige a varios guardaespaldas hacia las grandes puertas de cristal. Mientras, se dirige a nosotras.
-¿Dani y Marina?
-Nosotras- Le contestamos.
-¿Quiénes son ellas?
-Elena y Cristina, las otras dos chicas que iban a venir- Le contesta Dani. Paul asiente y se va, dejándonos más tranquilas. Los chicos le han advertido de que vendríamos a recogerles.
No nos da tiempo a sentarnos a esperarles cuando los gritos vuelven a alertarnos. Zayn aparece arrastrando su maleta y saludando con una bonita sonrisa. Lou le sigue por detrás mirando algo en su móvil. Luego vienen Harry y Liam charlando.
-¡Zaaaaayn!- Grito, y él deja de mirar a los grandes cristales repletos de fans para mirarme a mi y sonreírme antes de que salgamos corriendo el uno hacia el otro. Le abrazo y seguidamente Louis llama mi nombre. Mientras alargo mi brazo para alcanzar los de Lou, Zayn se va a por Elena. Veo que Dani y Liam ya están abrazados mientras se dicen algo que no logro oír. Suelto a Lou y me lanzo a los brazos de Harry de manera que él me coge y me da una vuelta en el aire.
-Joder, os he echado mucho de menos. No me voy a acostumbrar a que empecéis el trabajo.
-Te aseguro que yo tampoco.
Me acaricia el pelo y se va a por las demás. Yo busco a Liam que es el único que me falta y él me recibe igual de feliz. Al fin están otra vez conmigo, en casa. Porque para mi, esto ya es mi casa, al igual que España. No tantos años, pero sí muchos recuerdos.
Mientras los chicos hablan con Paul y varios guardaespaldas más, respiro profundamente por este momento de tensión y me da un poco de bajón al ver que falta mi irlandés diciéndome "chiquitaja". Hago que se me pase dirigiéndome a los chicos de nuevo.
-¿Cómo vamos a salir de aquí?
-Los guardaespaldas van a hacer un pasillo entre la gente y nosotros nos vamos a ir directamente a un coche.
Le cojo a Liam una maleta que lleva a la espalda que parece pesarle mucho. Él dice que se la devuelva, pero echo a correr al lado de Louis con ella. Decide no correr con las demás maletas que lleva y se limita a sonreír agradecido. Le cojo una maleta con ruedas a Lou y colocando la de Liam sobre ella, puedo ayudar a Zayn con otra.
Las demás hacen lo mismo y ellos, aunque se oponen, al final respiran aliviados.
-¿Dónde vais con tantas maletas?- Les pregunta Cristina antes de que las puertas se abran. Es la segunda vez que voy a verles al aeropuerto, pero la primera fui como fan, ahora es muy diferente. Dos grandes hombres nos rodean mientras pasamos entre toda esa gente ansiosa por una foto, ansiosa por el solo roce de los dedos de algunos de ellos.
Intento mirarlas a todas. Algunas lloran, otras gritan emocionadas, otras aún no se creen que hayan llegado a tiempo para verles tan de cerca. Nos recogen las maletas para meterlas en el maletero y entramos uno a uno en el coche. Nuestras respiraciones aceleradas son lo único que se oye.
-Teníais que haber firmado algo, o lo que sea.- Digo, acordándome de las fans que aún intentan burlar la seguridad.
Louis se incorpora, preparándose para hablar:
-En otras situaciones lo hubiésemos hecho, pero si alguno de nosotros se hubiese parado a posar para una foto o algo, os habrían aplastado las demás intentando llegar también a dónde nos parásemos. Nos ha pasado más de una vez, por eso los guardaespaldas suelen estar enfadados con nosotros.
-A Niall le rajaron una vez la camiseta. Y encima  es claustrofóbico...Lo pasa muy mal es estos momentos.
Asiento dando a entender que lo comprendo, pero en realidad sigo queriendo volver y decirles a todas: "tomad, aquí les tenéis. Vuestro sueño, en carne y hueso".
Cuando los gritos se pierden con los metros que vamos recorriendo, vuelvo a sonreír. Por fin están aquí, y estamos yendo a casa. Pienso saborear estos días antes de que se vayan de nuevo y no vuelva a verles hasta dentro de más tiempo.
Por la radio suena Nicki Minaj y oímos que Dani canta la canción como si estuviese en otro mundo. Louis se le une y por supuesto, Harry. Todos acabamos cantando intentando imitar la voz y las rápidas palabras de Nicki, pero es casi imposible. Así llegamos a casa, y salimos del coche pegando saltos. Paul, que iba conduciendo, se despide de nosotros con una sonrisa algo  más amigable y le da un papel a Liam.
-¡Tengo las fechas!- Dice, agitándolo en el aire.
-¿Las fechas para qué?- Pregunta Elena.
-La de los viajes.
Se oye la llave abriendo la puerta. Dejan las maletas tiradas en el suelo y se van al sofá. Yo cierro la puerta y me reúno con ellos. Zayn y Lou se van a la cocina, Dani y Liam han salido al jardín a tomar el aire y Elena, Cristina, Harry y yo seguimos en el sofá.
-Bueno, contadme, ¿cómo ha ido?
Zayn y Lou llegan y empiezan a hablar de su familia, de lo bien que lo han pasado, nos cuentan anécdotas a las que se une Harry contando cosas suyas. Según ellos, las tres familias han preguntado por mi y por Dani y han tenido que explicarlo todo, desde el principio al final. Al rato llegan Eleanor y Perrie. Me derrito de amor al ver como ambas parejas se besan, especialmente con Zayn y Perrie porque se dan un abrazo muy parecido al que hace unas horas nos hemos dado Harry y yo.
Todos se van al jardín y Liam y Dani deciden dar una vuelta por las calles de alrededor. Al final solo nos quedamos Elena, Cristina, yo y Harry. Seguimos hablando en la cocina, dónde picoteamos algo, ya que es casi la hora de comer. Es una alegría ver a Harry y a Cristina contarse chistes malos entre sí mientras Elena y yo asentimos diciendo: "sí, cada vez más patéticos". Damos vueltas por la cocina con comida en la boca, riendo y volviendo a lo que ya estaba empezando a añorar demasiado.
-Eh, Liam se ha dejado el papel ahí- Dice Cristina, que lo coge y lo trae a la cocina. Harry se lo quita de las manos y le echa un rápido vistazo.
-Más o menos las sabíamos, este papel lo único que hace es confirmarlas.
Se las quito yo y las observo. El primer día es Suecia, el 7 de Enero. Joder, que pocos días me dejan para estar con ellos. Con esto me cambia cara y me trago la comida que mastico lentamente para no atragantarme. Sigo leyendo en busca de algún descanso entre las fechas, en busca de alguna frase que diga "Londres, parada de tres días" o algo parecido. Me desespero cuando veo que no, que las fechas siguen y siguen. Entrevistas, shows televisivos, actuaciones, premios... La última fecha es la que hace que sienta algo dentro de mi, algo parecido a un puñetazo que hace que un grito ahogado salga de mi boca y un color rojizo se mezcle con el marrón oscuro de mis ojos.
-La última fecha dice que volvéis aquí el 27 de Febrero.
-Sí- contesta Harry, que no me había visto la cara pálida y las manos temblorosas- Marina, ¿qué pasa?
-Harry, no, no puede ser. ¿Febrero, en serio?
-Sí, ¿qué pa...- Sus palabras se desvanecen al darse cuenta. Dani y yo volvemos a España en Febrero.
-Harry, no puede ser. Para esas fechas ya me habré ido, ¿no ves que Dani y yo nos vamos a principios de Febrero?
Me agarro a la barra de la cocina y me paso una mano por los dos ojos, intentando frenar las lágrimas.
-A ver, Marina, respira...- Me dice Elena, agarrándome la mano. Se la aprieto muy fuerte mientras saco mi móvil y miro el calendario, como si no pudiese creérmelo. Pero la realidad me aplasta, y de tal manera que siento morir. Día 12 de Febrero, vuelvo a España. Día 15, Dani y yo empezamos la universidad de nuevo. Y ellos estarán lejos de mi, sin la oportunidad de despedirse. Entonces me doy cuenta de que me quedan 8 días con ellos, contando este. 8 putos días que se me pasarán en un soplido.
Grito las fechas y Cristina me da la otra mano. Es como tenerlo todo y darse cuenta de que no, de que pronto no será así. Harry asiente al oírlas y yo rompo a llorar con la voz rota...Aunque no es lo único roto ahora.
Me abraza y yo me aferro a él como si fuese a irse ya. Sollozo ahogándome en su pecho y él me acaricia el pelo de arriba a abajo, con tanta delicadeza que parece que lo está peinando. Cojo su camiseta  con ambas manos en la espalda y la aprieto mientras me lo apego aún más.
-No quiero irme.- Me separo de golpe- No pienso irme hasta que al menos os vea un día más antes de volver. Moveré lo que haga falta para eso. No pueden ser que solo nos queden 8 días juntos.
Las dos parejas, Eleanor y Lou y Perrie y Zayn, vuelven al oír mis gritos. Perrie es la primera en acercarse, seguida de los demás. Me obliga a sentarme en el sofá y explicárselo todo, pero no suelto la mano de Harry. No pienso hacerlo en todo el día si es necesario. Se lo explico todo, la posibilidad de que no volvamos a verlos. Examinan el papel y el calendario de mi móvil y ven que así es.
-Marina, no tienes por qué preocuparte. Es verdad que pasará bastante tiempo hasta que volvamos a vernos porque poco después de esto empezamos la gira, pero vamos a verte, a ti y a Dani, y a vosotras, por supuesto- mira a Elena y a Cristina- Esto no se ha acabado aquí.- Dice Lou, con un tono tranquilo.
-Esta misma tarde llamo para ver si puedo ir más tarde a la universidad, aunque después se me venga todo encima.
-No vas a llamar a ningún lado- Me replica Harry enfadado. Al ver que lo que menos necesito ahora es que se cabree, modera sus palabras y continúa- Marina, tienes que ir a la universidad. Estudiar tu carrera, hacer lo que ibas a hacer antes de conocernos. No vayas a organizar nada solo por vernos un día más. Además, Louis tiene razón, este no es el final, ni mucho menos.
-Pero...
-Pero nada. Marina, disfruta de los 8 días que nos quedan juntos y luego solo sonríe restando los días hasta que nos volvamos a ver.- Dice Zayn esta vez. Eleanor me trae un vaso de agua y yo le sonrío, porque aunque esté comportándome como una niña caprichosa, aunque ella es mucho más madura y seria que yo, con este pequeño gesto veo en sus ojos que más de una vez ha pasado estos malos ratos con Louis.
Me lo bebo despacio, retomando mi respiración normal. Le suelto la mano a Harry y veo el sudor, el color rojo y las uñas marcadas.
-Lo siento.
Para responderme, vuelve a darme la mano suavemente.
Cuando me termino el vaso, todos ya hablan de la próxima vez que nos veamos de nuevo, que puede ser en el concierto de España, al que van mi hermano y mi prima juntos. Prometen hacer todo lo posible por conseguir entradas para Dani, para Cristina y para mi, para así ir a Madrid todos juntos en el reencuentro. En mitad de la conversación una pregunta me viene a la mente, así que sin ni siquiera esperar a que los que están hablando terminen de hacerlo, la suelto:
-¿Cuándo vuelve Niall de Irlanda?
Todos se quedan callados. Eleanor y Perrie se encogen de hombros, dándome a entender que no lo saben. Zayn, Harry y Louis se miran.
-¿Cuándo vuelve Niall de Irlanda?- Repito.
Ninguno de ellos se decide a hablar. Me giro y le pregunto a Harry, como si así pudiese obligar a que conteste.
-¿Cuándo?
Me contesta rápidamente, como si la respuesta le reconcomiese por dentro.
-El mismo día en el que nos vamos a Suecia. Seguramente él coja directamente el avión hacia allí.
Tardo unos segundos en darme cuenta de lo que acaba de decir. Las fechas de los viajes coinciden con la vuelta de Niall.

Las fechas de los viajes coinciden con la vuelta de Niall.
Las fechas de los viajes coinciden con la vuelta de Niall.
No volveré a verle hasta dentro de muchos meses después. Cuando venga a España.
Vuelvo a desquiciarme tirándome del pelo antes de que Harry se prepare para otro apretón doloroso de manos.



Dani y Liam recorren tranquilos las calles de alrededor de la casa. Es un barrio retirado de Londres en una especie de colina, por lo que las grandes casas y mansiones están rodeadas de árboles y vegetación.
-La vuestra es la más pequeña comparada con estas- Dice Dani, sorprendida por los grandes jardines que se esconden tras las vallas cerradas con candado.
-Bueno, no nos hace falta nada más.
-¿Por qué las casas están tan retiradas unas de otras?
-No lo sé, por seguridad, creo. No me gusta que sea así, casi nunca veo a mis vecinos. Quién sabe quién vive ahí, o ahí, o ahí- Señana a varias casas- pero es el mejor sitio para que podamos vivir tranquilos.
Con su ayuda, Dani escala unas piedras y acaban en un trozo de hierba, sentados al pie de un árbol. No hablan, solo miran las nubes y respiran. Dani arranca hierba del césped, una costumbre que tiene desde hace muchos años. Desde que han salido del coche hasta ahora no han parado de hablar, lanzándose palabras, elevando el tono de voz y riéndose hasta el punto de que sus voces suenen agudas. Aparte de contar cada uno cómo lo han pasado estos días, han hablado de Danielle. Es inevitable no hacerlo teniendo en cuenta lo que pasó. Se besaron con tantas ganas, añorándose tanto que casi se arrancan los labios. Pero ahora ella está con ese tal Brian, y eso lo estropea todo.
-Liam- Decide hablar Dani.
-¿Qué?
-¿Crees que Danielle traerá a Brian esta noche a la fiesta?
Suspira antes de contestar.
-No lo sé, aunque la conozco bien y creo que no sería capaz. Sabe que me dolería mucho.
-Sí- Ella asiente, aunque Liam está tumbado y no puede verla.
-Creo...
-¿Qué?
-Creo que no me dolería tanto. Yo no he hecho nada, aunque soy la causa de las fans enfurecidas. Llevo desde que cortamos solo para ella, esperándola inútilmente, y me he cansado. Ella ahora se ha ido con Brian, así que, ¿qué hago, esperar una oportunidad que no llega? ¿Recibir besos sin esperanza?
Silencio. Liam continúa.
-Me dolería más el hecho de que trajera a Brian sin pensar en el daño que puede hacerme que...que lo haga. A ver, no sé si me explico...
-Sí, sí, lo entiendo. Te molesta más que se muestre con Brian esta noche sin darse cuenta de que puede dolerte más que el hecho de que esté con él.
-Exacto, sí. No voy a arrastrarme más.
Dani se sienta y le mira.  Él aún está tumbado. Ella le sonríe y el hace lo mismo, achinando sus ojos marrones claros que brillan al sol mostrando pequeños destellos.
-¿Qué pasa?- Liam se incorpora y se sienta junto a ella cruzando las piernas. Dani sigue sonriente, guardando cada palabra de él, porque estas frases han confirmado que lo ha superado. Liam ha conseguido olvidar a Danielle.
-Nada. Vamos a tomarnos algo, tengo hambre.
Bajan las pocas calles que habían subido colina arriba y una vez a punto de salir a la gran carretera llena de coches, tiendas, restaurantes y ruído, Dani se asoma despacio.
-No hay nadie, vamos.- Dice, pendiente de las posibles fans.
Gente, en su mayoría adulta, pasa por su lado, saliendo y entrando a todos lados. No se ve a casi nadie adolescente, casi nadie de los 30 para abajo ni siquiera. Una mujer con un abrigo rojo larguísimo, un anciano que baja con cuidado unas escaleras, una chica que cruza la calle corriendo, un hombre que aparca su coche y sale de él para echarse a andar...
El hombre se acerca tanto a ellos que Liam cree que es un conocido que va a saludarle, pero de repente se para y entra a una cafetería. Dani mira hacia atrás extrañada, pero decide pasar de él y seguir hablando con Liam.
-¿Entramos aquí?
-Vale.
Dani elige un café decorado con pareces verdes pistacho y mesas azules turquesa con formas raras. Le llama tanto la atención que una vez dentro da una vuelta sobre sí misma mirando a todos lados.
-¡Me encanta este sitio!
Toman asiento en la barra llena de fotos de modelos con vestidos parecidos a los de Agatha Ruíz de la Prada. Se piden unos creps de nata y chocolate, tan sabrosos que paran de hablar solo para saborear la comida.
El extraño hombre vuelve a aparecer y ambos se hablan con la mirada. Le observan detenidamente: camisa de cuadros gris y negra, pantalones negros, de edad unos 40 y expresión notablemente nerviosa. Pero lo que hace que se alteren es lo que lleva en la mano: una cámara profesional, grande, de un negro brillante que resalta.
-Será un paparazzi- Supone Dani.
- No, suelen venir más a la vez y más disimulados. Bueno, me da igual, total, ya se dice de todo por ahí.
Se sienta en una mesa a pocos metros de ellos y le pide al camarero un café con leche.
-Me pone de los nervios que esté ahí.- Confiesa ella.
-Quizá no esté ahí por nosotros- razona Liam- aunque sea lo más probable.
Terminan de comer despacio mientras le observan, muy incómodos. Ven que apoya la cámara sobre la mesa y tras moverse sin saber bien a donde mirar o qué hacer, pulsa el botón y aunque no se oye nada, han visto que ha hecho una foto y ahora mira de reojo la pantalla.
-Es que lo sabía, joder. ¿No nos van a dejar hacer nada en paz?
-Ya te irás acostumbrando- Le dice en tono suave al ver que aprieta los puños sobre la barra.
Mientras hablaban, el extraño ha hecho unas fotos más y ahora coge el móvil, pulsa una tecla y se lo pone en la oreja.
-¿A quién coño llama?
-¡Yo que sé! Intenta ignorarle, no merece la pena...
Ella se levanta y hace ademán de ir al servicio, pero al pasar por su lado oye unas palabras que la hacen enfurecer más aún:
-Se acaba de levantar, parece que va al servicio. No están muy acaramelados...- Le dice a la persona a la que ha llamado.
Antes de que pueda seguir dando información, Dani, valiente y desafiante, le quita el móvil de las manos.
-¿Quién coño eres tú para decir lo que haga o deje de hacer, eh? ¿Para que jodida revista trabajas?
El hombre se levanta de un salto y habla deprisa:
-Perdónenme- Liam ha llegado y también se dirige hacia él- No soy de la prensa, lo juro, yo me voy y no vuelvo, de verdad...
-No, al menos dinos de parte de quién vienes.
-Dani, déjalo.
-¡No, Liam!
-Vale, ¡vale! Trabajo para Josh, Josh Brandon. ¡Déjenme ir!
El tipo intenta coger su móvil, pero Dani le esquiva con sus ojos clavados en la última llamada perdida. "Josh Brandon, a las 14:32". Su Josh. Liam le da la mano y susurra su nombre creyendo que va a echarse a llorar, pero tira el móvil al aire muy enfadada, apunto de que caiga al suelo de no ser por las ágiles manos del hombre.
-¡Dani! ¿A dónde vas?- Le grita, ya que ella ha salido corriendo hacia una parada de taxis.
-¡A por ese gilipollas!
-¡No, espera!- Él corre hacia ella hasta que logra alcanzarla.
-¡No intentes pararme! ¡Ha contratado a un tío para espiarme! ¡Para espiarme!- Abre la puerta de un taxi y justo cuando va a entrar, Liam le tira del brazo.
-¿¡Qué!?
-No cojas el taxi.
-¡Liam, déjame!
-¡Te llevo yo!- Le grita, y cómplices de su enfado, huyen dejando al taxista perplejo.


A Liam no le da tiempo a aparcar cuando Dani abre la puerta con el coche aún en marcha, pero afortunadamente casi parado.
-¿¡Estás loca!?
-Lo siento, Liam- Le dice, respirando hondo.- Es que...no me lo esperaba. De él no.
-Dani, ve allí y déjaselo claro.
Consigue que ella sonría y sale de allí igual de rápido que iba a hacerlo al principio. Al llegar llama al timbre y aporrea la puerta, pero él no contesta.
-¡Sé que estás ahí, abre!- Dice, pero recuerda que tiene la llaves en el bolsillo y gana el primer asalto. Al abrir le ve dando vueltas en el salón pensando a saber qué plan, pero al verde su cara se vuelve blanca y se queda mudo.
-¿En serio? ¿Un espía? ¿Un detective privado? ¿De verdad? ¿Este es el concepto que tienes de mi? ¿Infiel? ¡Yo te quiero!- Cierra la puerta de un portazo que retumba el suelo.
Josh parece tomar fuerzas y la ira le hace hablar:
-¡Pasas más tiempo con Liam que conmigo!
-¡Eres un mentiroso de mierda! ¡¡Vivo contigo!! ¡Liam es mi amigo! ¿No puedo tener amigos sin que un tío me haga fotos? ¿Eh?
Josh no habla. Solo se sienta en el sofá mientras la mira.
-¡Contesta, Josh, contesta! Antes de ti tenía una vida, ¡y no voy a dártela!
Él sigue sin contestar. Mira al suelo y cierra los ojos. Al fin, pronuncia varias palabras más tranquilo. Sin gritos. Sin estar alterado.
-Cuando estás con él, las horas se me pasan lentas esperándote. No estoy tranquilo. Liam es famoso y tiene dinero, es perfecto. Tengo miedo de que te vayas.
-Liam es más que eso, es una persona con sentimientos y un gran amigo. Me parece increíble que después de todo este tiempo no seas capaz de verle como a alguien normal. Hemos hablado demasiadas veces de esto. Te juré que te quiero, y tu me juraste dejar atrás los celos. Si tu rompes tu juramento, yo rompo el mío.
-¿Quieres decir...que me estás dejando?
-Sí. No confías en mi, todo son peleas, no estás a gusto, no soy libre...No.
-No.
-No- Repiten ambos.
Silencio. Profundo, negro. El silencio de un final.
-Gracias por todo- Le dice él.
-A ti. Ha sido precioso.- Se sincera ella.
-Te quiero- Vuelve a decir, más con intenciones de que se ablande que de sentimiento.
Pero no cuenta con que Danielle Gijón es una chica fuerte.
-Adiós- Cierra de nuevo y crea una barrera que parece indestructible. Entra en el coche y al oír la pregunta de Liam, un nuevo sentimiento se crea en ella:
-¿Qué ha pasado?
Ha pasado de todo, pero ha terminado en nada.
Rompe a llorar como respuesta.



Aprieto los ojos con intención de parar de llorar, pero no sirve de nada. Unas gotas rebeldes se deslizan por mis pestañas y caen sobre mi mano inmóvil, al igual que es resto de mi cuerpo. Al abrirlos la veo y me derrumbo aún más. Me paso la palma de ambas manos por los ojos para verla mejor. Acaba de finalizar su historia más bonita.
Nos hemos buscado, tal y como solíamos hacer. Yo me he ido de casa de los chicos y ella de la de Josh, acabando aquí. Cuando he entrado ya estaba sentada en el sofá y no ha hecho falta decir nada para coincidir en un abrazo. Ella no sabía el por qué de mi estado, ni yo el suyo, pero el apoyo todo lo cura y eso entre nosotras no ha faltado nunca.
Luego ha hablado y lo que he escuchado no me ha gustado nada. Es como si me dijesen que todos los días que han compartido han desaparecido. Por otra parte, pienso que lo que ha hecho es totalmente razonable. Josh se ha pasado, y mucho. Si no confía en ella es porque no la conoce, y si no la conoce no sabe lo que ha perdido. Como dijo Dani, si el rompe su juramento, ella el suyo.
Cuando le he contado lo de las fechas he terminado de desanimarla, pero tenía que saberlo. A eso se suma que hoy es el último día de Elena y Cristina aquí.
Una mierda todo, sí.
Hemos decidido derramar todas las lágrimas posibles ahora, juntas, como siempre hemos estado. Me acerco más a ella y le pongo la mano en la cabeza para apoyarla sobre mi pecho.
-Seamos fuertes- Digo, aunque suelo ser yo la pesimista en estos casos.
-Ahora me cuesta serlo.
-Esta noche, entonces. Vamos a brillar más que nadie. Vamos a disfrutar de los 8 días que nos quedan junto a nuestros 5 idiotas, del día que nos queda con mi prima y Cristina y de nuestros casi dos meses restantes en Londres. Esta noche quiero que le olvides, vamos a empezar el año pasando de todo.
-Vale- Contesta, mientra se separa de mi- Y tu vas a dejar de pensar en Niall y vas a empezar a tachar en el calendario los días que faltan para verle de nuevo.
Contestar un "sí" me cuestan varias lágrimas más.
Como solemos hacer todos cuando estamos de bajón, ponemos canciones lentas y tristes. El ser humano es realmente gilipollas. Ed Sheeran suena llegando a nuestras almas enamoradas. Sé que le está doliendo escuchar todas esas letras de amor, así que me levanto del sofá y busco una marchosa y alegre: "Sorry for party rocking" de LMFO.
Consigo que sonría al oírla. Sabe que intento anirmala.
-¿Escuchas lo que dice? Nosotras vamos a montarnos una fiesta así esta noche.
-Pero sin beber,que lo pasamos muy mal la última vez.
-No está Niall, no te preocupes- Le sonrío.
Poco a poco busco las mejores palabras para levantar nuestro ánimo. Empiezo a sacar comida de la nevera y del armario de la cocina y la llevo al salón. Cantamos mientras comemos patatas, palomitas, dulces, chucherías, magdalenas, donuts...
-Hay que comprar, ¡que vamos a dejar la cocina vacía!
Al ritmo de "Beauty and a Beat" de Justin Bieber bebemos Coca Cola y batidos de chocolate a la vez, evaluamos la ropa de cada persona que pasa por la plaza ( la mayoría son "sin estilo" "horrible" o "hace daño a la vista") y al final nos atrevemos hasta a bailar. Seguimos con "The Lazy Song" de Bruno Mars, quitándonos la ropa porque tenemos calor y pegando saltos por el salón en bragas y sujetador. Ahora empezamos a cantar el principio de "Rock me", una de las mejores de nuestros chicos, aunque todas son geniales. Movemos el cabello con fuerza, levantando el puño y pisando con fuerza. La comida vuela de nuestras manos y el sudor nos empapa. Nis siquiera bajamos la persiana de la ventana, es más, bailamos frente a ella. Mundo, ¿quieres vernos? Aquí nos tienes.
-Josh es un gilipollas-Digo de repente, escogiendo alguna canción de Green Day.
Se calla mientras recoge la ropa del suelo y la pone en el sofá. Cuando creo que lo que he dicho no es muy adecuado, ella contesta:
-Pues tienes razón. A mi nadie me espía ni me controla. ¡Yo soy libre!
-¡Somos libres!
Gritamos tirando la ropa por los aires, cogemos comida a puñados de nuevo y como si estuviésemos borrachas, nos abrazamos y caemos.
-¡Qué frío está el suelo, coño!- Exclama.
Nos levantamos y noto un ligero mareo. Veo que ella también se sienta y cuando vemos la hora decidimos empezar a vestirnos. Con mucha calma pongo a Gaga para que suene y elegimos la ropa, aunque hoy no nos cuesta mucho hacerlo. Dani tiene reservado un vestido negro de manga al codo muy ajustado. Lo compró en uno de los días en los que salimos con Cristina y Elena. Las tres nos quedamos boquiabiertas cuando se lo probó. Brilla con luz propia y lo tiene todo, es sexy y elegante a la vez.
Yo también me compré uno con el que las dejé sorprendidas. Es una especie de vestido dividido en 2 partes: la de arriba, de palabra de honor de cuero brillante que realza el pecho y la de abajo, una falda de tela finísima azul turquesa que cae con vuelo muy por encima de las rodillas. Es atrevido y potente, pero no deja de ser adecuado para esta noche.
Nos duchamos por turnos mientras recogemos la comida y la ropa repartida por el salón. Nos ponemos los vestidos y aunque hace un rato que paramos de bailar, sigo teniendo calor. Me aliso el pelo pero me hago varias ondas en las puntas y Dani se lo coloca todo al lado del felqueillo haciendo que le caiga en un solo hombro. El maquillaje de siempre y los tacones. Listas, fiel a nuestro estilo, preciosas, potentes. Libres.
Cerramos la puerta y echamos a andar. Le cojo de la mano camino del metro y me dice en un susurro:
-Gracias.
Tras mirar al cielo que ya se oscurece sobre nosotras, le contesto:
-¿Cuántas veces te habré dicho yo eso?
Y pensando en las incontables veces que hay, nos vamos a por Elena y Cristina. Esta noche toca disfrutar de su presencia como nunca.


Nuestras dos chicas bajan las escaleras a recepción rodeadas de aplausos de parte nuestra. Los huéspedes miran divertidos la escena mientras las dos ocultan sus rostros sonrojados, pero por un momento aceptan la broma y saludan con una sonrisa exagerada.
Están realmente preciosas. Elena lleva una falda ajustada de color rosa fucsia y una blusa sin mangas blanca con botones de colores, tan clara que se transparenta su sujetador negro tras ella. Le da un toque picarón y juvenil que derrite a cualquiera.
Luego está Cristina, dispuesta a dejarnos con la baba cayendo al suelo con un vestido rojo fuerte con una apertura en uno de los lados de la pierna. No puedo evitar pensar en las miradas atentas de los chicos cuando vengan a saludarnos en la fiesta.
-¡Estamos buenorras!- Grito en la calle. Quiero que se me oiga, que sepan que quiero estar viva.
-Entonces...¿estáis mejor?- Pregunta Elena con Cristina a su lado esperando una respuesta.
-No del todo, pero lo suficiente- Contesta Dani.
-Hoy es nuestra noche- Les cojo del brazo a las dos- Os vamos a disfrutar como nunca.
Salimos del metro, cruzamos varias calles y subimos a la gran casa. Nada más llegar a la puerta oímos la música demasiado alta, y cuando Zayn abre una oleada de vibraciones nos cubre.
-¡Han llegado las españolas!- Grita, y todos vienen a abrazarnos.
Observo la fiesta que han montado y me doy cuenta de que me ayuda a tener más ganas de marcha. Aunque hemos querido ayudar nos han mandado a casa y lo han organizado ellos. Todo permanece a oscuras, iluminado únicamente por  luces de colores y formas trepando por las pareces y arrastrándose por el suelo. Se han traído cosas de la fiesta de Lou para darle un toque navideño, por lo que hay árboles de Navidad coloridos y muñecos de nieve artificiales. En la cocina están las grandes mesas que yo vigilé en la fiesta con comida de una punta a otra. Se nota la ausencia de Niall porque están  intactas.
El jardín es lo que más me gusta. La piscina está llena de agua que burbujea, echa humo y una luz púrpura poco a poco cambia a roja, luego a verde, luego a amarilla...En los árboles hay más luces y están decorados con bolas de colores y figuritas navideñas. Entre ellos hay colocados varios altavoces.
-Es increíble que hayáis montado todo esto en una tarde- Razona Dani.
-¡No sabía que la piscina podía hacer eso!- Exclamo.
-Queríamos sorprenderos- Responde Liam.
Las chicas de Little Mix llegan. Perrie se abraza a Elena y al ver juntas a las dos rubias una vez más pienso que podrían ser hermanas. Todos nos saludamos alegres y nos alagamos en cuento al vestuario. Los chicos también están guapísimos, pero es que ellos son así.
Como era de esperar, Lou empieza la fiesta y lo hace encendiendo la tele y poniendo el nuevo "Just Dance".
-¡Eh, adoro ese juego!- Exclama Elena, que coge un mando antes de que los demás movamos un dedo.
-¿Empezamos tu y yo?- Le propone Lou.
-Vale, pero en igualdad de condiciones. Si yo llevo tacones, tu también.
Todos nos esperábamos su respuesta. Estamos hablando de Louis Tomlinson, ¿qué otra cosa podría responder?
-Me parece justo.
Lou con tacones más Elena jugando a un juego de baile es igual a unas cuantas carcajadas aseguradas. No pienso dejar que este momento quede en el olvido, así que le doy mis tacones y preparo mi móvil para grabar.
-¡Ahora eres más pequeña aún!- Me dice Harry, que me pasa un brazo por los hombros.
Eligen la canción "Moves like Jagger" de Maroon 5. Elena y Lou "chocan los 5" con sus pies, juntando un tacón rosa por parte de ella y mi tacón negro por parte de él. Hora de empezar a bailar.
Intentan no mover mucho los pies, pero al ver que pierden puntos no tienen más remedio que hacerlo. Hay unas cuentas veces en las que ambos se resbalan, pero estamos los demás para evitar su caída. Louis lleva poco puntos más que Elena.
-¡Eh, que me gana!- Dice, poniendo más energía en su baile.
El timbre suena. Harry desvía su atención hacia la puerta y abre. Es Eleanor, que cuando ve a su novio le saluda alegre.
-¡Hola Louis!
-¡Hola, cielo!- Le contesta, pero pierde el control y cae al suelo, más bien en los pies de Zayn. Él le ayuda a levantarse y  Perrie anima a Elena para dar los últimos pasos y ganar. Jesy se ríe conmigo viendo como lo grabo todo. El baile termina y Eleanor mira con la boca abierta los tacones que lleva Lou en los pies. Luego me mira a mi y me dice:
-Dime que lo has grabado, por favor.
-Aquí está todo- Le contesto, dándole el móvil. Elena le da la mano a Lou.
-Bien jugado.
-¿Cómo que bien? He jugado perfectamente.
Ella le pega un puñetazo suave en el brazo y le sonríe. Luego se va con Perrie al sofá y Louis le da un beso a Eleanor.
-¡Turno de otra persona!- Dice, y me devuelve los tacones.
-¡Yo!- Se anima Harry- Vamos, Marina.
-¡Eh! ¿Das por hecho que voy a bailar?
-Sí.
Acepto cogiendo el mando. Esta vez Dani le deja sus tacones a Harry y Eleanor nos graba. Elegimos la suya, "What makes you beautiful", y experimento lo difícil que es hacer esto en estas condiciones. El vestido se me descoloca, el pelo se me mete en los ojos, los pies van a todas las direcciones menos a la que yo quiero...
-¡Harry, te odio!
-¡Yo me lo estoy pasando muy bien!
Tan solo en el primer estribillo tengo que parar y respirar hondo. La puerta me sobresalta de nuevo. ¿Quién falta? Estamos los chicos, las chicas de Little Mix, Eleanor y nosotras...
Se me viene a la cabeza una sola persona, y al verla le doy la razón a mi mente. Saluda en general y todos van a darle dos besos. Pero yo se de alguien que no quiere saludarla, ni verla, y seguramente está muy dolido por lo que acaba de hacer.
Danielle ha traído a Brian a la fiesta.



Liam sale corriendo escaleras arriba. Nadie se da cuenta excepto Zayn y Dani.
-Voy con él- Le dice ella.
-¿Segura?
-Sí- Sube varios escalones, pero nota que le coge del brazo.
-Anímale, le hace falta.- Le pide. Va por las escaleras, subiéndolas veloz y de dos en dos. Cruza el pasillo y se para en la 5º puerta. Al oír ruido sospecha que esté tirando cosas, así que ni se molesta en llamar.
Le encuentra pegándole puñetazos a un cojín en el suelo. Intenta partirlo, lo muerde con fuerza, desata su furia inútilmente sobre el objeto.
-Liam, tranquilo, por favor- Le coge las manos y se arrodilla a su lado- Olvídala, solo diviértete, es la noche de año nuevo, no dejes que te la estro...
-Dani, no. La odio. Ahora lo sé, la odio. Mírala, le ha traído, va presumiendo de novio delante de mi, del que le hizo feliz durante tanto tiempo, al que besó dando a entender que aún me quiere. Joder, ¿Qué hace? ¿Qué coño hace?
-Liam, si lo ha decidido así, peor para ella. Tu ya lo has superado, la has esperado demasiado.
-Dani, ¿no lo entiendes? ¡Digo que la odio, que no me merece, que tienes toda la razón, que lo que acaba de hacer es...!
-Es de ser muy gilipollas- Completa ella.
Él se tumba en el suelo y abre los brazos. Dani puede ver como brilla su sudor en la penumbra. Se coloca junto a él y le abraza. Liam acaricia su pelo.
-Pero tu...
-¿Pero yo?
Sus palabras pesan, porque lo que se van a decir acumulan muchos sentimientos.
-Pero tu eres la mejor. Así de verdadero, y a la vez complicado. Me has demostrado que eres más que una fan, que eres mi mejor amiga.
Dani respira. Es su turno...
-Y tu eres un amor de persona, no un famosillo adinerado, mientras que Josh es idiota, joder.
Sin darse cuenta relajan todos sus músculos sobre el suelo y se rozan lentamente con la punta de los dedos de las manos.
-¿Y si...?- Empieza Liam.
No oyen la música, ni las risas, ni los gritos de abajo, ni los coches de la calle, ni los villancicos que suenan lejanos de otras cosas. Solo oyen sus palabras.
-¿Y si estábamos con las personas equivocadas?- Termina Dani.
-Eso es- Súbitamente, él se sienta. Ella, más despacio, le sigue- ¿Y si te quiero?- La mirada de Liam se posa en los ojos color avellana de Dani.
-Eso solo lo puedes averiguar de una forma- Contesta ella.
Ahora Dani también suda, pero de los nervios, de que Liam se acerca a dar su respuesta y de que un cosquilleo lleno de impaciencia y de escalofríos le recorren los labios. Labios que esperan los de Liam con ganas, y que finalmente los consiguen. El solo roce le hace tener clara su respuesta, la solución a aquel problema que acaban de plantear:
¿Y si Danielle y Josh no eran para ellos?
¿Y si se quieren?
Dani siente las manos de Liam en su cabeza, luego acariciando varios rizos recorriendo su camino enredado, después en sus mejillas ardientes...Ella le rodea con sus brazos, con las manos recorre su espalda de arriba a abajo y con las piernas rodea sus caderas. Cuando les falta la respiración, se quedan jadeando frente con frente, sintiendo cada una de las gotas de sudor que se deslizan por sus cuerpos.
-Te quiero. Ahora lo sé.- Confiesa por fin Liam.
Ya no hay dudas. Ni problemas. Ahora solo hay ganas de empezar algo nuevo.
-Creo que llevamos queriéndonos mucho tiempo.
-¿Eso es que tu tam...?
-Te quiero.- Le responde antes de que haga la pregunta.
Él le coge las piernas que le rodean y se pone de pie, elevándola como si fuera una pluma. Dani se baja de ahí y al ponerse en el suelo le tira hacia la cama. Liam le coge de la cintura y la sienta sobre él. No pueden dejar de mirarse a los ojos. Es real, es amor.
Y ahora pasa lo que nunca imaginaron, lo que era obvio pero no veían, la tensión que se tienen el uno al otro se desata del todo. Caen en la cama con fuerza, con ganas uno del otro.
Ahora él es ella y ella es él.



Cristina y Harry están a punto de terminar su partida. Los anteriores jugadores reposan agotados en el jardín. Han jugado Elena y Zayn, Zayn y Perrie, Perrie y Leigh-Anne, Leight y Jesy, Jesy y yo...Todos hemos bailado con todos numerosas veces. La tele está a punto de explotar y mi móvil no para de guardar vídeos.
Gana Harry. Cristina finge cabrearse y él la persigue al jardín. Eleanor me da el dinero que me debe, porque estamos apostando. No sé, pero esta noche llevamos juntas casi todo el tiempo.
Todos, menos Liam y Dani, salimos al jardín. Están arriba, les he visto subir, pero nadie quiere molestarles. Según Dani, Liam lo ha superado, pero seguramente ahora esté dolido. Lo que es seguro es que está ejerciendo de mejor amiga.
Observo a Brian detenidamente. Me lo han presentado, al igual que a todos. Lo primero que puedo decir es que es tímido. Poco más puedo añadir. No se despega de Danielle y no deja de cuchichear con ella, pero cuando llega alguien se calla y no abre la boca. Es rubio, con algo de melena y raíces castañas, de piel blanca y ojos marrones oscuros, como los míos. Va bien vestido para la ocasión. No parece mala persona, pero no creo que sepa que su sola presencia le está haciendo daño a alguien que fue mucho para su actual novia
Y Danielle...Sinceramente, no me lo esperaba, y veo que no soy la única al ver la cara que hemos puesto todos cuando han venido. Pensaba que era más dulce, más comprensiva...Ha sido como una puñalada a Liam, que lo único que quiere es su amor. Supongo que la gente no es como parece.
Me arrodillo junto a la piscina y meto la mano. Lo sabía, está caliente. Es como un jacuzzi gigante, pero...No creo que nadie quiera bañarse.
Entonces aparecen Harry y Louis para cerrarme la boca. Ambos tienen la piel roja del frío y llevan un bañador del mismo color.
Me aparto en seguida por si vienen a por mi o algo parecido, pero se tiran a la piscina salpicando mucho a Eleanor y a Cristina, que paseaban juntas alrededor de la piscina.
-¡Sois unos cabrones!- Les espeta Cristina.
-¡Nos habéis mojado mucho!- Eleanor se mira su vestido negro y lo toca comprobando que lleva razón.
- Pero si el agua está calentita, ¿de qué os quejáis?- Dice Lou, que les salpica a posta. Yo me quito los tacones y mojo los pies hasta los tobillos. Me relajan las burbujas que me hacen cosquillas y la agradable temperatura. Cristina hace lo mismo, pero antes deja mi bolso y el suyo sobre una mesa, porque sospechamos que intentarán tirarnos al agua.
Como si ya les conociésemos de toda la vida, al rato nuestros pensamientos se hacen realidad y ambos tiran de nuestros pies hacia abajo. Lo malo es que nos pillan desprevenidas y consiguen que medio cuerpo acabe dentro de la piscina, así que finalmente cedemos y nos sumergimos del todo, buscándoles para intentar ahogarles, pero nuestra ropa mojada nos impide nadar.
Nos relajamos entre las burbujas y las luces de colores. Al rato vienen a por nosotras de nuevo.
-¡Oye, ya estamos dentro, dejadnos!- Digo, antes de que hagan nada.
-Shh, ahora queremos que os unáis a nosotros. Todos deben acabar aquí dentro esta noche- Explica Harry.
Aceptamos a participar en este divertido juego y salimos a por una toalla. Cuando nos la ponemos sobre los vestidos, fijamos nuestro siguiente objetivo: Eleanor, que ha estado haciendo fotos. Está en el borde de la piscina, la víctima ideal.
-¿Puedo verlas?- Le digo.
-¡Claro!- Me da su móvil y veo que ha subido algunas a Twitter. Las ha hecho genial, la verdad. En ese momento Cristina alarga sus brazos y con un suave empujón el equilibrio de Eleanor se esfuma y acaba al igual que nosotras.
-¿Sois gilipollas?- Grita, muy enfadada. ¡Mirad cómo me habéis puesto!- Parece realmente cabreada con nosotras, pero entonces Lou y Harry la sacan del agua con pequeños saltos que hacen que vuele a ras de ella y la vemos sonreír.
Ahora todos salimos de la piscina con una compinche más. Eleanor consigue poner a Perrie y a Leigh al borde de la piscina y mientras hablan tranquilas, Lou y yo atacamos. Aunque ahora Jesy, Jade, Zayn, Elena, Danielle y Brian están alerta, conseguimos que Jade, Zayn y Jesy piquen. Para los demás se nos agotan las fuerzas.
-¡Hemos ganado!- Celebra Elena.
-Siete personas mojadas contra cuatro secas. Claramente hemos ganado nosotros- Le replica Harry.
-¿Qué ha pasado?- Liam aparece contemplando la escena, divertido. Dani le sigue detrás con un vaso de agua en la mano. Seguramente lo ha cogido de la cocina. Se nota la tensión en las miradas de Liam y Danielle, pero todos fingimos no darnos cuenta.
-¡Dani, Dani!- Le grito sentada al borde de la piscina- ¡Me duele, muchísimo!
-¿El qué?- Consigo que se acerque preocupada y solo me queda empujarla para lograr un ocho a tres.
Una hora y pico después todos estamos secos. Algunos se han cambiado de ropa y otros, como yo, se han dejado el traje húmedo. Tengo la sensación de que acabaré de nuevo en la piscina.
Ya falta poco para media noche. Les conté a los chicos nuestra costumbre de comer 12 uvas en los últimos 12 segundos, y como lo encuentran divertido han repartido un vasito con 12 uvas a cada uno.
Nos sentamos alrededor de la tele: en el sofá, en el suelo, en sillas...Una presentadora y un presentador vestidos de gala presentan el evento. La cuenta atrás empieza.
-Cuando yo diga, empezáis a comer- Les indico. Poco después grito "¡Ya!" y todos se apresuran a comerse sus uvas.
-1, 2, 3...
Danielle y Perrie ya las han escupido y se ríen de lo desastroso que ha sido. Louis, Zayn y yo las contenemos en la boca intentando tragar.
-...4,5,6,7,8...
Harry se ha dado cuenta de que se las ha comido antes de tiempo. Yo consigo llevar de nuevo bien el ritmo.
-...9,10,11,12.
-¡¡Feliz año nuevo!!- Grito con la boca llena de las últimas uvas, y todos nos fundimos en un abrazo cayendo sobre el sofá.
Le envío un mensaje a mi familia desde el móvil y todos hacen lo mismo al verme. Bueno, algunos escupen uvas mientras me regañan por la "malísima idea".
Al menos he empezado el año entre risas.



Niall abre los ojos al oír el aviso a los pasajeros del aterrizaje. Se aprieta el cinturón y observa las primeras luces de Londres. Luces, como las que iluminaban la habitación oscura en la que durmieron abrazados. Luces, como aquellas que miraban con admiración el día en el que desperdició una oportunidad que espera que no sera la única. Luces alegres en las primeras horas del año, un año que espera que sea el mejor, y aunque no sea posible del todo, quiere pasarlo con ella. Tiene claro cuál es su primer propósito: el beso. Y promete al cielo y a las estrellas aquí y ahora que lo cumplirá.
Saca su móvil del bolsillo y busca su nombre en WhatsApp. Lee lo último que le dijo hace varios días:

¿Hay algo en tu cabeza que no sea la comida? ¡Hablamos después! xxxxxxxxx


Sin dudarlo un segundo, sus dedos recorren velozmente el teclado táctil de la pantalla y escribe:

Si que lo hay. Y es preciosa, y eres tu. Feliz año nuevo xxxxxxxxx.

Cierra los ojos y suspira. El avión está aterrizando.




La fiesta se ha desmadrado un poco más. Lou y Harry se pasean borrachos aún en bañador. Están muy locos. Elena, Cristina, Dani y yo bailamos entre las luces de los árboles. En un momento de cariño me lanzo a ellas y les rodeo en un gran abrazo. No quiero que mi prima y Cristina se vayan, estos días han sido maravillosos, odio que en plena felicidad juntas tengan que marcharse. Cristina es divertida, graciosa y alegre, pero también cariñosa y comprensiva. Elena tenía razón, ahora no quiero que vuelva a España. Y mi prima...¿qué puedo decir de ella que no sepáis ya? La quiero muchísimo, y no quiero que otra vez tengamos que vencer a la distancia a través de la pantalla del ordenador.
La miro. Seguimos bailando, pero yo paro y le susurro.
-Lo has conseguido.
-¿Qué?
-Lo has conseguido. Londres, tus ídolos, tus sueños...
No me deja seguir hablando. Me abraza y del impulso se corta mi habla.
-Gracias.
Un rato después todos estamos con un vaso de algo en la mano, pero Lou y Harry son los que dan la nota. Yo les sigo el rollo y bailo, pero siento que la buena energía que tenía hace unas horas se ha ido. Algo dentro de mi se apaga, no estoy bien. ¿Para qué fingir más que lo estoy?
Observo a mis amigos. Qué grandes. Lou y Harry bailan bebiendo más y más mientras Eleanor intenta ponerles una chaqueta, las preciosas chicas de Little Mix hablan con sus fans, ahora amigas, Elena y Cristina. Liam, Zayn y Dani se ríen de algo que ha dicho el presentador guapo de la tele.
"¿Cómo habéis llegado tanto a mi?" Pienso.
Lentamente subo las escaleras. Mi cuerpo se mueve solo, yo solo le obedezco. Mis piernas andan, saben a dónde quieren ir.
Abro la puerta. Todos los lugares del mundo me saludan a través de figuritas y banderas. Cierro y despacio ando al balcón. Aquella noche, aquella mágica noche durmiendo entre sus brazos y respirando su calor. Sus ojos que brillaban en la oscuridad, su risa silenciosa para no despertar a nadie, sus manos en mi espalda haciendo que me quedase junto a él....
Subo la persiana del balcón y retiro las cortinas de un blanco puro y brillante. El frío me hace temblar, pero no quiero irme de allí. Londres iluminada, aún más por los adornos navideños en sus calles, vuelve a sorprender a mis ojos. Ojos que lo que más quieren ver ahora es su rostro, feliz como siempre.
Me siento apoyando la espalda en una parte de pared y mis pies en otra. Es un balcón pequeño, pero lo suficiente como para que pueda tumbarme entera de lado y observar el contraste de los colores de la ciudad y el cielo azul marino casi negro. La bonita imagen se hace borrosa por culpa de mis lágrimas.
"Soy una estúpida, una gilipollas, una tonta"
Mi móvil vibra en el bolsillo de la falda de este práctico vestido. Menos mal que ya está seco, me lo he metido ahí sin darme cuenta. Me insulto aún más al ver su nombre en la pantalla. Y me dan ganas de suicidarme cuando leo su mensaje.

¿Hay algo en tu cabeza que no sea la comida? ¡Hablamos después! xxxxxxxxx

Sí que lo hay, y es preciosa, y eres tu. Feliz año nuevo xxxxxxxxx.

Mis cuerpo congelado pierde fuerzas para contestar. Mis dedos solo son capaces de dejar el móvil en el suelo.
Entre sollozos dejo que el sueño me atrape.




Niall abre la puerta  sin ni siquiera llamar. No puede evitar sonreír al ver a Harry y a Louis en bañador bailando mareados.
-¿Niall? Creo que estoy bebiendo demasiado, ¿eres tú?- Pregunta Louis. Él abraza a sus dos amigos borrachos y hace que todos le busquen para un abrazo, una explicación y para repartir comentarios como "¡feliz año nuevo!". Tarda un buen rato en contestar a todos, en dar abrazos y en rechazar las copas que le ofrecen. Hoy no quiere emborracharse. Le presentan al tal Brian, actual novio de Danielle, y mira a Liam. Al acercarse a él, le dice.
-Me parece que ambos tenemos que contarnos muchas cosas.
-¡Y tanto!- Se sorprende al ver a su amigo sonriente y supone que ha decidido pasar de Danielle de una vez por todas.
Aún le falta una persona por saludar. No, no es Marina, se refiere a Dani. Cuando la gente deja de agobiarle entre preguntas y demás comentarios, ella se acerca a él.
-Hola Da...
Le abraza con más fuerzas que los demás y le susurra:
-Sé que estás aquí por ella.
-Eres una chica lista.
-No, es que sé lo que es estar enamorada. Creo que está arriba.
-Gracias, Dani.
-A ti, por hacerla feliz.
Se separan y Niall corre hacia su habitación. Sabe que está allí. Espera encontrársela observando las figuras, admirando las banderas, soñando con estar en todos esos lugares o mirando por el balcón...
Y sí, la encuentra allí, pero en el suelo, dormida profundamente.
-¿Marina...?- Le susurra, poniendo la mano sobre su hombro. Está helada, así que coge la manta más gorda y que más abriga de su armario y se la echa encima. La mira. Sus labios que susurran algo inaudible en sueños, sus párpados que parecían tener ganas de cerrar sus ojos y finalizar el día, sus finos brazos relajados sobre el suelo, su larguísimo pelo esparcido con gracia....
-Te amo- Le dice, aunque sabe que no puede oírle. Pero lo hará. Es una promesa que se ha hecho a él mismo. Poco a poco se deja caer a su lado, le pasa un brazo por encima e intenta transmitirle calor.

Luces, otra vez. Luces que desaparecen cuando el sueño viene.







17 comentarios:

  1. DIOOOOS, ME HA ENCANTADO. No quiero que acabe esta novela nunca, dios. D:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero se acabará :c y espero que os guste el final!

      Eliminar
  2. No puede ser que acabe ya el capituulooo! Lo necesito, necesito la continuacion YA! Por fabooooor!!!!

    ResponderEliminar
  3. Dios me derrito de amor este capítulo es OMFG y asdfghjkl y joder precioso y amor y me quedo sin palabras

    ResponderEliminar
  4. ES PRECIOSO. Te superas por momentos de verdad, eres increíble, me has hecho llorar con este capítulo, LLORAR, sigue así y podrás dedicarte a esto, y ademas llegarás lejos, de verdad, es increíbe, es amor, es ASDFGHGFD, es OMG, niall y marina son ASFGHGFDFG, enserio, que eres increíble que sigas escribiendo así que vas a llegar hasta donde te propongas y más, y que subas el siguiente ya madre mia que me da aaaaaalgo! Soy @FraiDNA :DDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario es askjadxnlkjdbc :33 Muchas gracias, en serio, espero que tengas razón y haciendo esto, que es lo que me gusta, llegue lejos :3

      Eliminar
  5. Hola, me llamo montse y supero la perfeccion con cada capitulo, primero te hago pensar que ese capitulo es perfecto y luego subo otro y es aun mas perfecto, adios DIOS ES QUE ES GENIAL CASI TANTO COMO TU, NO DEJES DE ESCRIBIR, NECESITO EL SIGUIENTE CAPITULO YAAA !! @monicaaportillo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, me llamo Mónica y dejo comentarios que hacen que Montse sonría mucho nsdjcnlas :3

      Eliminar
  6. Cariño, me haces llorar cada vez más con cada capítulo, haces que mis sentimientos más profundos hacia ellos despierten y viajen a ese lugar tan fantástico en el que se encuentran todos. Tienes algo, no sé exactamente que es pero sé que es maravilloso, sé que cada palabra que formas con las letras tienen un significado para todos los que las leemos. Quiero que sepas que simplemente AMO TODO LO QUE ESTÁS CONSIGUIENDO QUE VIVA CON TAN SOLO MIRAR LA INÚTIL PANTALLA DEL ORDENADOR. MILES DE GRACIAS! @Styransonelik

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ESTE COMENTARIO ES EL MEJOR QUE HE RECIBIDO HOY, Y MÁS AÚN CUANDO DICES QUE LO HAS ESCRITO LLORANDO C: Gracias por haber estado todos estos meses desde los primeros capítulos :3

      Eliminar
  7. Es PERFECTA me encanta me enamora me emociona es lo mejor que he leído nunca... Cada capítulo es más perfecto que el anterior y esq necesito el siguiente capítulo YA!!!!!! Porfaaavooor :))) @vany_gomez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya mismo amor, solo tienes que esperar un pocito más :D

      Eliminar
  8. Madremia, yo aqui con la nariz roja y los ojos empapados de llorar, ha sido precioso mi niña, porfin Dani y Liam estan juntos, esque, me llena el alma cada vez que leo tu novela. Prometeme que vas a seguir con todos y cada uno de tus sueños, pero que no te olvidarás nunca de lo feliz que me has hecho con esta novela. Cuando más hundida estaba, más me has hecho sonreir. Perfecta, simplemente perfecta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes lo bien que me siento sabiendo que haciendo lo que más me gusta, que es escribir, te he alegrado los días más feos. Gracias por todo, dscbkcn :3

      Eliminar